Y despues del ERTE que

¿Y después del ERTE qué?

Eso mismo nos están preguntando muchos trabajadores durante estas semanas. Así que en este artículo vamos a enseñarte todo lo que puede suceder con tu relación laboral cuando el ERTE termine y te incorpores al trabajo.

➤ Opción 1: Pueden despedirte en menos de 6 meses

Seguro que has oído que cuando regreses al trabajo tras el ERTE, la empresa no puede despedirte en 6 meses. Si es el caso, te han mentido.

Veamos cómo las empresas se ven beneficiadas al aplicar un ERTE, para que entiendas de dónde nace el bulo:

El Gobierno aprobó que las empresas que iniciaran un ERTE por fuerza mayor a causa del COVID-19, disfrutaran de una bonificación económica en las cuotas de Seguridad Social de sus trabajadores durante esta situación de suspensión contractual.

En resumen, las empresas se ahorran dinero si te aplican el ERTE por fuerza mayor a causa del coronavirus. (Artículo 24 del RD 8/2020)

Ahora bien, para que tu empresa pueda disfrutar de este beneficio, hay un requisito que debe cumplir:

Disposición adicional sexta del RD 8/2020:

“Las medidas extraordinarias […] estarán sujetas al compromiso de la empresa de mantener el empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad”.

Conclusión: si tu empresa te despide en 6 meses, les toca pagar todo lo que se han ahorrado por ti durante el ERTE.

¿Y entonces dónde está escrito que no pueden despedirte en 6 meses?

Simple. NO ESTÁ.

Las causas de despido son las mismas que siempre. Si la empresa, al reabrir, pasa por dificultades económicas, productivas, organizativas o técnicas, puede proceder a hacer un despido colectivo/objetivo. Y esto es así, pasen o no 6 meses.

Recuerda que en este tipo de despidos la empresa te paga una indemnización de 20 días por año trabajado, con un preaviso de 15 días, y listo. Ya se ha deshecho de ti (artículos 51, 52 y 53 del Estatuto de los Trabajadores).

Claro que tu despido podrá ser procedente o improcedente el despido…

…Pero recuerda que, salvo en caso de nulidad (por embarazo, por ejercicio de derechos de conciliación, discriminación, etc), es la empresa la que decide si te reincorpora o te paga la indemnización, si no realizabas alguna función sindical. (artículos 53, 55 y 56 del Estatuto de los Trabajadores)

¿Entonces qué ha sucedido?

Como ves, lo que ha aprobado el Gobierno es una penalización económica para las empresas que en 6 meses recurran a este tipo de despidos. Pero en ningún momento se ha dictado una norma que declare nulos estos despidos.

Y eso si es que tu ERTE es por fuerza mayor, pues en caso contrario, ni siquiera tiene tu empresa una penalización económica por despedirte; ya que no habrá recibido éste beneficio económico en Seguridad Social.

Por tanto, despedir te pueden despedir, pero es algo más caro. Y así, de nuevo, como muchas cosas en la vida, es una simple cuestión de dinero.

➤ Opción 2: Pueden reducirte el salario y modificarte la jornada

Imagina lo siguiente:

Tu empresa abre sus puertas, te llama de vuelta y recuperas tu puesto de trabajo.

Pero imagina que al terminar el estado de alarma, todo deja de ser como era antes: los clientes no entran, los encargos se paralizan porque no hay compradores, en fin… tu empresa ingresa menos.

Cuando una empresa ingresa menos, baja la actividad y eso quiere decir que hay puestos de trabajo que sobran.

La empresa tiene dos opciones: o se deshace de los trabajadores o empeora sus condiciones laborales para adaptarse y bajas los costes. Y sabes ¿qué? La ley le permite hacerlo.

A esto se le llama “modificación sustancial de condiciones de trabajo” y viene recogido en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores.

¿Qué puede hacerte la empresa?

La empresa tiene las siguientes opciones:

• Bajarte el salario.

• Modificar tu jornada de trabajo.

• Alterar tu horario y distribución del tiempo de trabajo.

• Instaurar o mover un régimen de trabajo a turnos.

Estos son solo algunos ejemplos, pero las opciones son casi tan ilimitadas como la imaginación del empresario. Sólo hay un par de reglas que debe cumplir:

1. No pueden ponerte condiciones inferiores al convenio colectivo: aunque podrían si llegado el caso te hacen un “descuelgue de convenio” (pero de eso ya hablaremos otro día).

2. No pueden cambiar tu contrato de tiempo completo a tiempo parcial: salvo que te obliguen a “bajarte de horas”, porque si no te amenazan con el despido. Pronto haremos un artículo para evitar que te veas forzado a bajarte de horas, así que si no has suscrito síguenos en Facebook.

Pero lo mejor de todo es que aunque la empresa atraviese por una mala situación de modo temporal por las circunstancias que vivimos, tus condiciones laborales cambiarán para siempre.

Así pues, aunque la empresa en unos meses se recupere y esté ganando dinero como nunca… tus condiciones siguen modificadas para peor para siempre.

Démosle gracias a nuestra magnífica ley.

Y si esto sucede, ¿qué opciones te quedan?

1. Acatar la modificación de contrato.

O sea, que aceptas las nuevas condiciones que te impone la empresa y ves empeoradas tus condiciones de trabajo hasta el fin de los días, por una causa que justifica temporalmente la medida.

2. Demandar.

Y esperar meses, con la esperanza de que un juez deshaga las modificaciones de la empresa. Cosa harto improbable vista la pérdida de ingresos actual o prevista, o el descenso de las ventas.

3. Extinguir tu contrato.

Y te vas con derecho a una indemnización de 20 días de salario por año, con un tope de 9 mensualidades.

Pero no te hagas ilusiones. Porque sólo tienes esta opción si:

·        La medida de la empresa te causa un perjuicio

Sé lo que estás pensando, y no. El Tribunal Supremo ya ha dicho en muchas ocasiones que… bueno, expliquémoslo de un modo comprensible: no todo cambio en tu contrato es un perjuicio para ti, sino una pequeña molestia soportable. Incluso aunque te reduzcan el salario, si no es demasiado.

·       Que la empresa quiera reconocer que la modificación de tu contrato te causa un perjuicio. Porque si no, te tocará demandar, y olvídate de cobrar tu indemnización en menos de un año con suerte.

Y mientras, claro, debes seguir trabajando en esas condiciones, porque si no se considera una dimisión. Ya sabes, sin indemnización ni prestación por desempleo.

➤ Opción 3: Cambiarte de puesto de trabajo.

Te contaremos un secreto: cuando firmaste en tu contrato que aceptabas trabajar en un puesto concreto, era mentira.

Tu empresa puede incumplir el contrato y ordenarte realizar funciones de un puesto diferente al tuyo, siempre que pertenezca a la misma categoría profesional, según tu convenio colectivo.

Déjame ponerte un ejemplo práctico: si trabajaras en un comercio, podrían ordenarte dejar de hacer funciones administrativas para hacer funciones de venta al público en tienda, si se le antoja a tu jefe.

Sin motivo que lo justifique, sin darte ninguna explicación ni previo aviso; y todo gracias al artículo 39 del Estatuto de los Trabajadores.

Eso sí, siempre que ambos puestos de trabajo compartan la misma categoría profesional; lo que suele ser bastante corriente.

Y no solo queda a merced de la empresa tu desarrollo profesional, sino tu salario, como veremos más adelante.

¿Y qué piensas que sucederá después del ERTE?

Que esta regla de cambiarte de puesto de trabajo respetando tu categoría profesional desaparece.

Ahora tu jefe puede degradar tu carrera profesional asignándote funciones de una categoría profesional inferior a la tuya, si debido a la situación actual la empresa tiene una necesidad organizativa.

¿Cuándo puede darse esa necesitas organizativa que justifique tu bajada de categoría profesional?:

• Si la empresa tiene más trabajo en un puesto en concreto y poco o ninguno en el tuyo.

• Si despide o deja a algunos compañeros en ERTE y alguien tiene que cubrir sus funciones.

Es cierto que volverás a tu puesto de trabajo cuando la necesidad organizativa de tu empresa finalice (bueno, casi siempre).

Y de ser esto necesario para salvar tu empleo, porque tu jefe es incapaz de adaptarse a la nueva situación si no es reduciendo tus derechos laborales, algunos podrían pensar que es hasta comprensible…

…Pero hay algo de lo que quizá no te han hablado:

Verás, si tenías asignado un complemento salarial de puesto de trabajo, al realizar otras funciones, a veces, lo pierdes. En resumen, en tu empresa aprovechan para bajarte el sueldo.

¿Crees que no? Es normal. Porque el Estatuto de los Trabajadores dice que tienen que pagarte según tu puesto de origen, no conforme al salario del puesto al que te degradan:

El trabajador tendrá derecho a la retribución correspondiente a las funciones que efectivamente realice, salvo en los casos de encomienda de funciones inferiores, en los que mantendrá la retribución de origen. (Art. 39 del Estatuto de los Trabajadores)

Lo que nadie te ha contado es que, en ocasiones, ese artículo no se aplica a los complementos de puesto, porque… bueno… simplemente a los jueces de turno se les antoja interpretarlo así:

Sentencias que han decidido que se pierde tu complemento de puesto: (ST Supremo 7-7-99, TSJ Las Palmas 25-1-06 y STSJ Aragón 24-3-10).

Sentencias que han decidido que se mantiene tu complemento de puesto: STSJ Madrid 21-9-18 y ST Supremo 26-9-2018).

Y para terminar, veamos el lado positivo de la situación. Porque sí, también hay una parte buena:

• Si te asignan funciones de una categoría profesional superior, te pagan como tal.

• Si pasas más de 6 meses en 1 año (u 8 meses en 2 años) haciendo estas funciones superiores a las tuyas, podrías tener la opción de quedarte para siempre con este ascenso.

BONUS

Ya CASI estás preparado para afrontar el regreso al trabajo.

Pero si lo que realmente quieres estar prevenido y saber cómo reaccionar ante tu empresa, sea cual sea la situación que te espera tras la “nueva normalidad” laboral: no juegues con tu trabajo y déjate ayudar por un abogado laboralista.