Defenderse despido injustificado

3 TRUCOS PARA IMPEDIR UN DESPIDO INJUSTIFICADO

Si quieres recibir más consejos cómo estos, déjanos tu correo y te avisaremos de cada nueva publicación.

Si temes que la empresa te despida, tienes el poder de impedírselo y no lo sabes.

Verás, puede que tu empresa atraviese una mala situación económica y tenga la tentación de hacerte pagar a ti con un despido las consecuencias de su incapacidad para readaptarse a la nueva realidad. Porque… bueno, lo más fácil es echarte a la calle, pese a que antes de recurrir al despido, es obligatorio agotar otras posibilidades menos perjudiciales que permitan conservar el empleo.

O puede que tu jefe, como a muchos otros, te amenace con el despido si no aceptas por la fuerza que tus condiciones laborales empeoren sin mayor explicación, o simplemente puede que no te trague y quiera deshacerse de ti sin más.

Si este es tu caso o temes que lo sea, y quieres conservar tu puesto de trabajo, al acabar el vídeo aprenderás como blindar tu contrato contra cualquier despido injustificado, sea cual sea tu situación, empresa o convenio colectivo.

Hay varias maneras, pero en esta ocasión vas a aprender 3 métodos de blindar tu contrato, todos ellos basados en el artículo 108 de la LRJS:

1º Reducción de jornada por cuidado de hijos menores de 12 años.

Esta es la forma más sencilla de bloquear un despido, siempre que tengas hijos, la clásica reducción de jornada por cuidado de menores. Con sólo pedirla, sin necesidad de su concesión, cualquier despido sería nulo. Sí, tu salario se reduce en proporción a las horas que dejas de trabajar, pero a cambio conservas tu puesto de trabajo.

Ojo, porque la adaptación de jornada por cuidado de menores que no implica una reducción de horas, no funciona para bloquear un despido, salvo que a continuación de solicitarla, sea tan torpe el empresario como para despedirte injustificadamente. Pero mientras la disfrutas no te protege contra un despido.

Y si no tienes hijos, vamos con el segundo método:

2º Reducción de jornada para cuidar de un familiar que no pueda valerse por si mismo, por razones de edad, accidente, enfermedad, Siempre que este familiar no trabaje.

Así es, tan fácil como pedir una reducción para cuidar de tus familiares, sí. Pero el término cuidar no implica convivir con la persona; hay muchos modos de cuidar a alguien. Además, la empresa rara vez comprueba si estás cuidando de alguien o no, por la pérdida de tiempo y dinero que le supondría esta investigación.

Y al igual que con la reducción por cuidado de hijos; aquí también basta solicitar la reducción por cuidado de familiares. No importa que la empresa no te lo conceda.

Pero si no te quieres reducir la jornada o no tienes hijos ni familiares con estas características, calma… porque queda una última opción apta para todos los públicos.

3º La Garantía de indemnidad.

Seguramente no hayas escuchado este término en tu vida, porque… bueno… digamos que a la empresa no le interesa demasiado que lo conozcas; pero te lo voy a enseñar con un ejemplo:

Hace unas semanas, estábamos asesorando a una chica con solo unos meses de antigüedad en su empresa, a la que su jefe le obligaba a firmar “voluntariamente” una bajada de horas de 8 semanales a 4. Y si se negaba a firmar, le amenazaban con el despido.

¿Qué hicimos? En lugar de firmar, le metimos una inspección de trabajo a la empresa, y le hicimos llegar una copia de la denuncia, para cerciorarnos de que tenía conocimiento de ella.
Una vez hecho esto, esta chica se negó a firmar el documento y ¿qué sucedió? Que ni firmó el documento ni le despidieron.

¿Por qué?

Porque al denunciarles ejerces el derecho fundamental a la tutela judicial efectivas del artículo 24 CE. Si como represalia de ejercer este derecho fundamental te despiden, el despido es nulo y por tanto recuperarías tu puesto de trabajo.

Y no es necesario que te estimen la denuncia, con que tenga un mínimo fundamento es suficiente. Así que si no se te ocurre por qué denunciarles, te doy un par de pistas: muy pocas empresas cumplen la normativa de prevención de riesgos laborales o el convenio colectivo.

Lo sé. Estás pensando que no es un buen método porque la empresa te puede hacer la vida imposible al regresar. Y te equivocas. Porque para eso existen ciertos métodos que logran eximirte de ir a trabajar y quedarte en tu casa cobrando y cotizando. Pero dejaremos eso para otro día.

Y ahora, si quieres recibir más trucos cómo estos, déjanos tu correo debajo del vídeo y te avisaremos de cada nueva publicación.

CONSULTA a un abogado